La mala noche 

0
42

El rótulo de invencible en el fútbol debe confirmarse a cada rato. Una mala noche, una pelota parada bien puesta, te pueden dejar sin nada. Boca quedó marginado de la Copa Argentina ante un Central que aplicó una receta fácil: ofreció un ritmo intenso y de fricción en el medio que incomodó enormemente a Pablo Pérez y a Gago, al punto de que jamás pudieron encontrarse con claridad. Y sin ellos no hubo fútbol porque la contribución de Cardona fue mezquina.

A Benedetto no le llegó clara nunca, la única que tuvo fue un tiro de lejos en el primer tiempo inventado por él. Tal vez Parot haya sido el culpable de que Pavón tampoco haya pesado en el trámite. La de Pérez fue penal, se tiró desarmado y dejó los brazos.

El equipo de Guillermo tuvo algunos minutos buenos que no aprovechó y el Canalla hizo lo contrario: el tiro libre le dio la chance de ponerse en ventaja y lo consiguió. Después no hizo nada.

Es cierto que en el segundo tiempo se animó con Gil a lanzarse un poco más, pero se diluía en los metros de arriba. Entonces Boca, que contra Vélez tampoco había brillado en cuanto al juego pero había encontrado una practicidad abrumadora, se quedó mudo ante el semblante de un equipo que venía moribundo y resucitó justo ayer.

Leave a Reply

Empezá a alentar con tu comentario!

Notificación De
avatar
wpDiscuz