La influencia de un jugador como Gago

0
276
La influencia de los jugadores en un triunfo suele estar emparentada con sus posiciones en la cancha: salvo excepciones, no tiene el mismo peso un buen partido de un de zaguero central  o de un volante, que la de un extremo o un delantero de área. Sin embargo ayer, en la victoria de Boca ante San Lorenzo, el funcionamiento de Gago fue categórico y determinante. 
Dueño de una técnica envidiable, aportó al equipo confianza y solidez. Estuvo fino en los pases cortos y muchas veces se animó a filtrar balones a Tevez, que fue uno de sus mejores socios. También se encontró con Bentancur y con Pérez, haciendo un tridente exquisito: los tres marcan y los tres juegan, independientemente de las apariencias. Gago fue al piso, barrió y quitó varias pelotas. También dominó y fue el encargado de ponerle prolijidad a las salidas de Boca. En sus pies se gestaron las jugadas. Lo más importante: leyó bien los momentos y cuando tuvo que ser vertical, lo fue, mediante esos pases arriesgados y milimétricos que solo alguien con su precisión puede dar.
No jugaba desde el 24 de abril, cuando sufrió la rotura del tendón de aquiles de su pierna izquierda. Ultimamente había tenido rodaje en la Reserva -jugó ante Sarmiento y Temperley- y en el amistoso que Boca tuvo ante Sevilla. Este fue el compromiso que terminó por convencer a Guillermo de contar con Gago otra vez en el equipo. Siete meses después, Gago volvió y fue la figura. 
Benedetto clavó un golazo, Bou aprovechó otra vez su chance, y Tevez volvió a estar en un rendimiento muy bueno. Boca logró una victoria importante en esta seguidilla que sigue con Racing y se prolonga con River, pero lo más saliente es que recuperó a un Gago con un nivel sublime.

Dejar respuesta